Mejorar la convivencia entre los alumnos

  • Maiatza 23 , 2022
  • DBH

El programa Ikasle Laguntzaile enseña a resolver las diferencias entre iguales antes de que deriven en problemas mayores.

Cuando echamos la vista atrás y pensamos en nuestros años escolares, seguramente no nos acordamos de los contenidos aprendidos. Los enamoramientos, los enfados, los buenos momentos con los compañeros…forman parte de nuestros mejores recuerdos en el aula. Los chavales pasan unas 8 horas diarias en clase durante 16 años, en el cole aprenden contenidos, pero sobre todo conviven entre iguales. ¿Podéis imaginaros estar diariamente con 30 compañeros de trabajo realizando tareas de los más variopintas y en distintos entornos? Pues eso es exactamente lo que vive nuestro alumnado.

El buen ambiente y la resolución de problemas de convivencia forman un elemento clave en el día a día de cualquier entorno, y más especialmente en un colegio pequeño y familiar como Azkorri. Es bien sabido que se aprende a base de hacer, de vivir y de experimentar pero ¿a quién no le hubiera gustado tener una formación sobre resolución de pequeños conflictos entre iguales de mano de unos expertos mediadores? Eso es precisamente lo que ofrece el programa Ikasle Laguntzaile.

En Azkorri llevamos varios años desarrollando este proyecto con la colaboración de Bitarbask, dedicados a la mediación y resolución de conflictos. Cada curso, dos alumnos de cada clase son elegidos por sus compañeros para ser los encargados de facilitar la mejora del clima de convivencia. Estos Ikasle Laguntzaile reciben varias sesiones de formación sobre gestión de emociones, escucha activa, inteligencia emocional y gestión y resolución de conflictos. Tras este aprendizaje se reúnen mensualmente con Asier, nuestro mediador y facilitador de la convivencia para analizar los problemas surgidos en el aula y tratar de buscar soluciones.

El programa Ikasle Laguntzaile es ya un clásico en el proyecto de secundaria de Azkorri, incluso tenemos un alumno de Bachillerato que lleva años colaborando voluntariamente con los laguntzailes y quiere enfocar su futuro profesional en este campo. Seguro que no le faltará trabajo porque la convivencia, en el ámbito escolar, cada vez preocupa más a las autoridades educativas y a la sociedad en general.

Aloha Rodríguez
Coordinadora de ESO/DBH